Menú Cerrar

Termina un año caótico para Trump y las cosas se ven peor que nunca


La semana pasada fue la cereza podrida en la cima de un año muy malo para el presidente Donald Trump.

Enero: el cierre del gobierno y Trump pronuncia la famosa frase “países de mierda“.

Febrero: La saga de Stormy Daniels comienza cuando Michael Cohen dice que él le pagó dinero de su bolsillo.

Marzo: Rex Tillerson es despedido y Trump comienza una guerra comercial.

Abril: Trump niega que pagó a la estrella porno y el FBI allanó la oficina y el hotel de Cohen.

Mayo: Trump se retira del acuerdo con Irán.

Junio: Trump revierte la separación familiar en la frontera.

Julio: Trump niega públicamente que Rusia haya interferido con las elecciones de 2016.  (Ver para creer).

Agosto: Cohen se voltea en contra de Trump, Manafort condenado.

Septiembre: Un miembro anónimo de la administración Trump enciende a la opinión pública con un artículo de opinión del NYT.

Octubre: ¡No fue un mal mes para Trump!

Noviembre: Cohen se declara culpable, Jeff Sessions expulsado.

Ahora que Jim Mattis se ha ido, las grietas en la fachada de la alianza presidencial del Partido Republicano están comenzando a mostrarse. Dos años después parece que Trump está cada vez más aislado y en guerra con su propio gobierno.

Durante dos años el Sr. Trump ha librado una guerra contra su propio gobierno, convencido de que las personas que lo rodean son tontos. Enojado porque resisten sus deseos, sin interesarse en los detalles de sus informes se siente especialmente agitado cuando le dicen que no tiene el poder de hacer lo que quiere, lo que le hace sospechar que lo están minando en secreto.

The Atlantic sugiere que servir en el gobierno es una proposición de uno u otro: eres para Trump o eres para Estados Unidos, pero no para ambos. La gente tiene miedo. Dos turistas en Washington dijeron: “Washington parece estar en caos. ¿Que esta pasando? Muchos funcionarios de alto rango están renunciando a su cargo y ello no ofrece una sensación de comodidad”. Con el gobierno cerrado durante la Navidad las cosas solo están empeorando.

CONTENIDO RELACIONADO