Categorías
Asia

Shenzhen se convierte en la primera ciudad china en prohibir el consumo de perros y gatos

La ciudad china de Shenzhen aprobó una ley que prohíbe la venta y el consumo de carne de perros y gatos, por lo que es la primera del país en hacerlo.

La prohibición entrará en vigencia el 1 de mayo como parte de la legislación sobre inocuidad alimentaria conocida como el “Reglamento de la Región Económica Especial de Shenzhen sobre la prohibición integral del consumo de animales salvajes”.

Propuesta en respuesta al brote de COVID-19, la legislación prohíbe permanentemente el consumo, la cría y la venta de vida silvestre, como serpientes, lagartos y otros animales salvajes para consumo humano en la ciudad.

La legislación también contiene un artículo que no permite el consumo de “animales de compañía, como perros y gatos. Los animales que sí se pueden comer incluyen cerdos, vacas, ovejas, burros, conejos, gallinas, patos, gansos, palomas y codornices, entre otros.

La prohibición se aplicará a los restaurantes y tiendas en Shenzhen, ubicados en el sureste de China, así como a los mercados donde se venden perros y gatos vivos.

“Los perros y gatos como mascotas han establecido una relación mucho más estrecha con los humanos que todos los demás animales, y prohibir el consumo de perros y gatos y otras mascotas es una práctica común en los países desarrollados y en Hong Kong y Taiwán”, dijo un portavoz gubernamental de Shenzhen. “Esta prohibición también responde a la demanda y el espíritu de la civilización humana”.

Humane Society International (HSI), una organización sin fines de lucro de protección animal que ha hecho campaña por el fin del comercio de carne de perro en China, acogió con beneplácito el último movimiento de las autoridades de Shenzhen, describiéndolo como un “momento decisivo” en los esfuerzos para prohibir la práctica en todo el país.

“Con Shenzhen tomando la decisión histórica de convertirse en la primera ciudad de China continental en prohibir el consumo de carne de perro y gato, este podría ser un momento decisivo en los esfuerzos para poner fin al brutal comercio que mata a unos 10 millones de perros y cuatro millones de gatos en China cada año”, dijo Peter Li, especialista en políticas de China para HSI en un comunicado. “La mayoría de estos animales de compañía son robados de los patios traseros de las personas o arrebatados de las calles, y son llevados a la parte trasera de camiones para ser golpeados hasta la muerte en mataderos y restaurantes de toda China”.

“Shenzhen es la quinta ciudad más grande de China, y aunque el comercio de carne de perro es bastante pequeño en comparación con el resto de la provincia, su verdadero significado es que podría inspirar un efecto dominó con otras ciudades que sigan el ejemplo. La mayoría de la gente en China no lo hace”, come carne de perro o gato. Sin embargo, existe una considerable oposición al comercio especialmente entre los chinos más jóvenes”, dijo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta la fecha no hay evidencia clara que indique que las mascotas, como los gatos y los gatos, puedan transmitir el virus a los humanos. Sin embargo, la OMS sí señala que el comercio de carne de perro en China propaga la rabia y aumenta el riesgo de cólera.

“Shenzhen es la primera ciudad del mundo que toma en serio las lecciones aprendidas de esta pandemia y realiza los cambios necesarios para evitar otra pandemia”, dijo Teresa Telecky, vicepresidenta del departamento de vida silvestre de HSI, en un comunicado. “La gente de todo el mundo está sufriendo el impacto de esta pandemia debido a una cosa: el comercio de vida silvestre. Los audaces pasos de Shenzhen para detener este comercio y el consumo de vida silvestre es un modelo para que los gobiernos de todo el mundo lo emulen. Instamos a todos los gobiernos a seguir su ejemplo prohibir el comercio, transporte y consumo de vida silvestre para cualquier propósito”.

Se cree que la pandemia de COVID-19 se originó en un mercado en Wuhan que vendía animales salvajes y su carne. Después que esta información salió a la luz, China anunció una prohibición temporal a nivel nacional sobre el consumo y el comercio de vida silvestre en febrero.