Samsung estremece el mercado con nuevos teléfonos aromatizados

El conglomerado Samsung ha estremecido el mercado al poner a disposición del gran público una nueva línea de teléfonos móviles aromatizados que ha enloquecido a los compradores.

En la primera semana de ventas se alcanzó la cifra de 11 200 000 teléfonos vendidos a un costo de $737.99 cada uno, todo un récord en los Estados Unidos.

La gama de olores es realmente amplia. Algunos celulares huelen intensamente a fresas, otros a melocotón, a piña, a lavanda, a hierba recién cortada, fragancia del mar, etc.

“Gasté toda una hora tratando de decidir cuál aroma escoger”, dijo a los medios completamente emocionado el joven estudiante Curtis Malone, de 16 años de edad y residente en Mobile, Alabama.

“Cuando entras a la tienda y te paras delante del anaquel con todas esas fragancias golpeando tu nariz realmente no sabes qué hacer. Finalmente dejé que el instinto me guiara y agarré un teléfono con olor a cerezas. Creo que hice una buena elección”, dijo sonriente mientras acariciaba su nuevo engendro electrónico.

Sin embargo, la gran noticia es que la serie más vendida es la de los teléfonos que huelen a mierda. “Estamos en shock”, dijo a este reportero Gordon F. Harris, gerente de producción de Samsung USA.

“Encargamos solo tres docenas de teléfonos con olor a mierda a modo de broma, pero literalmente volaron apenas unos minutos después de abrir los comercios.

Según una encuesta que hicimos ello se debe a que el insoportable olor a heces fecales que desprenden esos celulares son un repelente natural contra los ladrones. Luego de ver el éxito que tuvo esa serie hemos ordenado la fabricación urgente de 10 millones más para poder enfrentar la demanda”, declaró el señor Harris.

“Con toda la intención del mundo dejé mi celular abandonado sobre el banco de un parque y me quedé vigilando a cierta distancia a ver qué pasaba”, dijo Robert Jackson, de 27 años y residente en Carolina del Norte.

“Todo el que se acercaba creyendo que se había encontrado un regalo rápidamente se tapaba la nariz y salía huyendo despavorido. ¡No hay quien tenga el valor de robarse esos teléfonos!

Estoy emocionado al saber que nunca más perderé el celular”, concluyó el señor Jackson con los ojos bañados en lágrimas.

Al cierre de esta edición supimos que los científicos de Samsung se encontraban enfrascados en la creación de nuevos aromas antirrobo aún más desagradables que el olor de los excrementos humanos.