Neonazi se come una biblia y dice ser el ángel Gabriel

Un neonazi alemán nombrado Heinz Stumpfer se comió una biblia y ahora reclama ser el ángel Gabriel.

El hecho ocurrió cuando el señor Stumpfer fue dejado por sus amigos en una iglesia abandonada de Baviera debido a su mal carácter cuando consume alcohol.

“Cuando se emborracha es peor que el Führer”, declaró a la televisión local Heinrich Stumberberg, un viejo neonazi con más de 20 años de militancia.

“Lo rompe todo, se pelea con sus compañeros de armas y blasfema de los sagrados símbolos del Tercer Reich. Un verdadero desastre”, concluyó el señor Stumberberg visiblemente enojado.

“Desperté a los dos días con un hambre tremenda. La destruida iglesia donde me dejaron esos malnacidos se encuentra a 200 kilómetros del pueblo más cercano, así que cuando vi una biblia debajo de unas piedras decidí comerla para no morir de inanición”, – dijo a los medios Herr Stumpfer.

“Tras comer algunos capítulos del Antiguo y Nuevo Testamentos experimenté una transformación instantánea. En un arrobamiento me di cuenta que yo era en verdad el ángel Gabriel, uno de los colaboradores más cercanos de Dios. Una santidad inexplicable se apoderó de todo mi ser”, continuó.

“De pronto sentí cómo un par de alas crecían en mis espaldas y pude volar algo. Fue como ver la película de mi vida en cosa de minutos”, prosiguió sin poder contener las lágrimas.

“Me arrepiento de todo lo que hice siendo un neonazi. Pido perdón a todos los emigrantes a quienes en unión de mis ex colegas propiné palizas indescriptibles en las calles de varias ciudades de este país. No fuí otra cosa que un cerdo sin identidad ni carácter propios”, concluyó.

Al cierre de esta edición el señor Heinz Stumpfer había enviado toda la documentación necesaria al Vaticano con el fin de ser reconocido como un ser celestial.