La Armada de Irán lanza un buque de guerra invisible en el Golfo

La marina de Irán lanzó el sábado un destructor de fabricación nacional, que según los medios estatales tiene propiedades ocultas que evaden los radares, a medida que aumentan las tensiones con su archienemigo Estados Unidos.

En una ceremonia transmitida en vivo por la televisión estatal, el destructor Sahand, que puede soportar viajes de cinco meses sin reabastecimiento, se unió a la armada regular de Irán en una base en Bandar Abbas, en el Golfo.

El Sahand tiene una cabina de vuelo para helicópteros, lanzadores de torpedos, cañones antiaéreos, misiles tierra-superficie y tierra-aire, además de capacidades para la guerra electrónica, informó la televisión estatal.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró de un acuerdo internacional sobre el programa nuclear de Irán en mayo y volvió a imponer sanciones a Teherán. Dijo que el acuerdo era defectuoso porque no incluía restricciones en el desarrollo de misiles balísticos de Irán o su apoyo a proxies en Siria, Yemen, Líbano e Irak.

Estados Unidos ha dicho que su objetivo es reducir a cero las exportaciones de petróleo de Irán. Funcionarios iraníes de alto rango han dicho que si a Irán no se le permite exportar, a ningún otro país se le permitirá exportar petróleo a través del Estrecho de Ormuz en la boca del Golfo.

“Este barco es el resultado de un diseño audaz y creativo que se basa en el conocimiento técnico local de la Armada iraní … y ha sido construido con capacidades ocultas”, dijo el contralmirante Alireza Sheikhi, jefe de los astilleros de la marina que construyó el destructor, in formó la agencia estatal de noticias IRNA.

Irán lanzó su primer destructor de fabricación local en 2010 como parte de un programa para modernizar su equipo de la armada, que data de antes de la revolución islámica de 1979 y está hecho en su mayoría en Estados Unidos.

Irán ha desarrollado una gran industria nacional de armas frente a las sanciones internacionales y los embargos que le han impedido importar muchas armas.

Por separado, un comandante naval dijo que Sahand podría estar entre los buques de guerra que Irán planea enviar en una misión a Venezuela pronto.

“Uno de nuestros planes en un futuro próximo es enviar dos o tres embarcaciones con helicópteros especiales a Venezuela, en América del Sur, en una misión que podría durar cinco meses”, dijo el comandante adjunto de la marina de Irán, contraalmirante Touraj Hassani Moqaddam, a la semioficial agencia de noticias Mehr.

El líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, dijo la semana pasada que Irán debería aumentar su capacidad militar y su disposición para alejar a los enemigos en una reunión con los comandantes de la marina iraní.

La marina de Irán ha extendido su alcance en los últimos años, lanzando embarcaciones en el Océano Índico y el Golfo de Adén para proteger a los barcos iraníes de los piratas somalíes que operan en la zona.

El jefe del estado mayor de las fuerzas armadas iraníes dijo en 2016 que Irán podría intentar establecer bases navales en Yemen o Siria en el futuro, lo que plantea la posibilidad de que bases en puntos distantes tal vez sea más valioso militarmente para Teherán que la tecnología nuclear.

Comparta con sus amigos