Menú Cerrar

Estudio: la marihuana puede reprogramar los genes del semen


Ya sabemos que el cannabis reduce el conteo de espermatozoides, pero una nueva investigación sugiere que la droga en realidad causa cambios genéticos en el semen en sí, lo que podría tener implicaciones para la salud de un bebé potencial.

Para un estudio publicado hoy en la revista Epigenetics, los científicos de la Universidad de Duke compararon el esperma de dos grupos de ratas: las que recibieron tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo del cannabis, y las que no. Luego compararon los espermatozoides de 24 hombres humanos que fumaban marihuana semanalmente contra un grupo de control que consumía marihuana no más de 10 veces en su vida y en absoluto en el último medio año. En ambos casos, ratas y humanos, la marihuana cambió la forma en que los genes funcionan en las células espermáticas.

Piense en su ADN como una lista de instrucciones para hacer proteínas y genes como pequeños subconjuntos de esa lista. Nuestro cuerpo tiene pequeñas etiquetas químicas (llamadas grupos de metilo) que se agregan al ADN en regiones específicas, explica Susan Kay Murphy, profesora de ginecología en Duke y coautora del estudio. Estos químicos no mutan los genes en sí mismos, pero sí afectan la forma en que se usan, como decidir qué instrucciones se siguen y cuáles no.

Tanto en ratas como en humanos el cannabis afectó a muchos genes diferentes involucrados en dos vías diferentes. (Piense en las vías como otro conjunto de instrucciones, esta vez para regular varias funciones corporales). Una es importante para que los órganos alcancen su tamaño máximo y otra desempeña un papel en el cáncer y en la supresión de tumores. “Eso me sorprende”, dijo Murphy. “¿Cómo se puede conciliar eso, biológicamente?”

Esto no significa que fumar cannabis haga que los futuros niños sean más vulnerables al cáncer. Murphy tiene muy claro que este es un estudio piloto originalmente destinado a ver si el cannabis tiene algún efecto genético en el esperma. El tamaño de la muestra es pequeño y no controlaron la concentración de THC de los humanos reclutados. Sin embargo, los científicos midieron el THC en la orina y observaron que más THC en la orina se correlacionaba con más cambios.

“Este es un estudio pequeño pero con implicaciones preocupantes”, dice Bobby Najari, un urólogo de la Universidad de Nueva York Langone que no participó en el estudio. Najari ya aconseja a los hombres que usan marihuana regularmente reducir su consumo debido al efecto en el conteo de espermatozoides. “Creo que una de las cosas positivas importantes de una investigación como esta es que puede motivar aún más a los hombres para cuidar su salud”, agrega. “Una cosa es hablar sobre el conteo de espermatozoides, otra cuando se habla de la salud potencial del niño”.

Tanto Najari como Murphy enfatizan que es necesario realizar investigaciones futuras, y el equipo de Duke ya está trabajando en estudios de seguimiento. ¿Son esos cambios reversibles? ¿Acabarán afectando a un bebé potencial? “Quiero tener mucho cuidado de que los resultados no se conviertan en algo que no son”, agregó Murphy. “No está destinado a asustar a la gente. Todo nuestro objetivo es aprender más sobre la biología y los efectos que podría tener”.