Categorías
Global

El futuro de la lucha contra incendios

El mundo está entrando en la era del fuego extremo y estamos cada vez menos preparados para ello.

Como hemos visto en Australia, California y el Amazonas, los incendios están ardiendo más, por más tiempo y con mayor frecuencia en todo el mundo. Nuestros recursos para suprimirlos se agotan peligrosamente. Y a pesar de que los incendios forestales están empeorando la forma en que los combatimos no ha cambiado en un siglo.

“Ya no hay una temporada de incendios”, dice Fernanda Santos, ex reportera del New York Times y autora de “The Fire Line”. “Tiene que haber un replanteamiento de la forma en que combatimos los incendios”.

 Incluso con la ayuda de trabajadores temporeros, estudiantes voluntarios, presos y más, las cuadrillas que combaten los incendios forestales a menudo carecen de personal, dice Don Whittemore, ex jefe asistente del departamento de bomberos de las Montañas Rocosas.

Y a medida que los incendios se intensifican hay más y más ofertas de trabajo para combatirlos. Las búsquedas de trabajo relacionadas con incendios están aumentando en Australia, según un análisis de Hiring Lab, lo que significa que hay personas que buscan unirse a las fuerzas de lucha contra incendios.

Aún así, la lucha contra incendios es “más un gremio que una profesión”, dice Stephen Pyne, un historiador de incendios. Requiere entrenamientos intensivos e incluso aprendizajes que absorben tiempo y dinero.

La escasez de equipos de bomberos también está dando lugar a grupos de bomberos privados para ser  contratados por los ricos, informa el New York Times.

Ante incendios más grandes y escasez de mano de obra, los bomberos están recurriendo a la tecnología para ayudar. Ahora usan 747 y aviones cisterna que ayudan a los bomberos a descansar, “pero al final del día todos los incendios deben extinguirse en el suelo”, dice Whittemore.

Los expertos dicen que una nueva herramienta que marcaría una gran diferencia son los localizadores GPS para los combatientes (actualmente usan radios para comunicarse, pero a menudo se encuentran con zonas muertas mientras están en el trabajo). Si los comandantes en los centros de control pudieran rastrear exactamente dónde están los miembros de la tripulación, podrían mantenerlos más seguros y estar más listos para combatir incendios.

Las tripulaciones también han mejorado en mapear los incendios y predecir sus caminos. Eso ha sido útil para las tripulaciones a la hora de planificar cómo atacar las llamas.