Categorías
África

El Congo, cansado del Ébola, también debe luchar contra el coronavirus

El Congo ha estado luchando contra un brote de ébola que ha matado a miles de personas durante más de 18 meses. Ahora también debe enfrentar un nuevo flagelo: la pandemia de coronavirus.

El ébola ha dejado a los que viven en el este del país cansados ​​y temerosos, y, justo cuando se preparaban para declarar el fin del brote, apareció un nuevo caso. Ahora tendrán que gestionar ambas amenazas a la vez.

El nuevo virus ha abrumado a algunos de los mejores sistemas hospitalarios del mundo en Europa y ha arrasado comunidades en Nueva York. En el Congo podría extenderse sin control en un país que ha sufrido décadas de conflicto, donde la corrupción ha dejado a la población empobrecida en gran medida a pesar de la riqueza mineral, y donde la desconfianza en la autoridad está tan arraigada que varios trabajadores de la salud han sido asesinados durante el brote de ébola. Tampoco está claro cuán próximo será el apoyo internacional en un momento en que todo el mundo esté luchando contra el coronavirus.

“Todo se siente como una gran tormenta”, dijo Martine Milonde, una movilizadora comunitaria congoleña que trabaja con el grupo de ayuda World Vision en Beni, que ha sido el epicentro del brote de ébola. “En verdad esta es una crisis dentro de una crisis dentro de una crisis. La comunidad sufre de inseguridad y sufrió el ébola, y ahora puede que tenga que enfrentar el COVID-19″.

A principios de marzo un paciente con ébola, que muchos esperaban que fuera el último, fue dado de alta y se suponía que el brote se declararía oficialmente erradicado el domingo. Pero la Organización Mundial de la Salud anunció el viernes un nuevo caso en Beni.

El brote se ha cobrado más de 2,260 vidas desde agosto de 2018, el segundo más grande que el mundo haya visto después del brote de 2014-2016 en África occidental.

Aún así, hay algo de esperanza: muchas de las herramientas utilizadas para combatir el ébola (el lavado de manos y el distanciamiento social entre ellos) también son clave para combatir el coronavirus.

En Beni, que informó dos casos del nuevo coronavirus, “las comunidades tienen la esperanza de que superarán esta pandemia de la forma en que habían estado trabajando para superar el Ébola”, dijo Milonde. “Cuentan con las prácticas de precaución, vigilancia e higiene que han estado realizando para salvar a sus familias”.

Los defensores de la comunidad en Beni, que caminan con megáfonos para hablar sobre el Ébola, han comenzado a incluir advertencias sobre el coronavirus.

Mensajes que explican la enfermedad causada por el virus se transmiten en las estaciones de radio, a través de mensajes de texto y por líderes religiosos. Las escuelas, iglesias y mezquitas ya están armadas con kits para lavarse las manos.

El alcalde de Beni, Nyonyi Bwanakawa, dice que muchas de las medidas serán familiares, pero las recomendaciones para quedarse en casa son más estrictas de lo que se requiere para el Ébola y los funcionarios están preparados para tomar “medidas dramáticas” si la gente se resiste.

A diferencia del Ébola, que mata a aproximadamente la mitad de las personas que infecta, el nuevo coronavirus causa síntomas leves o moderados en aproximadamente el 80% de las personas. La propagación del ébola generalmente requiere un intercambio de fluidos corporales y las personas a menudo se han infectado al cuidar a sus seres queridos o al llorar en los funerales tradicionales que implican un contacto cercano con el cuerpo. Por el contrario, el nuevo coronavirus es mucho más contagioso y se transmite principalmente por personas que tosen o estornudan, incluidas aquellas con síntomas leves similares a los de la gripe.

Eso significa que la tarea de controlar la propagación del virus en el Congo será masiva: el gobierno solo tiene un control limitado en partes del vasto país, también hay algunos centros poblados densos con saneamiento e infraestructura deficientes, y el este del país, rico en minerales, está acosado por la violencia de varios grupos armados.

El Dr. Michel Yao, gerente del programa de respuesta a emergencias en la oficina de la OMS en África, dijo que la implementación de pruebas sólidas y rastreo de contactos será clave. Pero lograr que la comunidad se involucre completamente en la lucha contra la enfermedad podría ser aún más importante.

Eso significa no solo hablar en las comunidades, “sino darles responsabilidad y roles para practicarlas”.

Inicialmente los esfuerzos para controlar el Ébola se encontraron con resistencia, uno de los principales contribuyentes a su propagación. En medio de la inseguridad en el este del país, surgieron supersticiones y algunas clínicas que trataban a pacientes con Ébola fueron atacadas y los trabajadores de la salud fueron asesinados.

La capital, Kinshasa, una ciudad de 14 millones de habitantes ubicada en la frontera occidental del país, sigue siendo otra gran preocupación, dijo Yao, que se encuentra en la sede africana de la OMS en la vecina República del Congo.

“Si llega a este lugar, sería un gran desastre”, dijo.

“África está solo parcialmente preparada”, dijo Yao. “Si nos atenemos a casos esporádicos, esto se puede manejar”.

Muchos países desarrollados han visto aumentar los casos, y un brote considerable en el Congo podría abrumar fácilmente su sistema hospitalario. Se carece de equipo avanzado para tratar enfermedades respiratorias graves que el coronavirus puede causar. El Ministerio de Salud dice que hay alrededor de 65 ventiladores, todos en Kinshasa, y 20 más en orden para un país de más de 80 millones de personas.

Ha habido 215 casos confirmados del nuevo coronavirus en el Congo, con 20 muertes, dijo el ministerio el viernes.

Y los trabajadores de la salud también necesitarán encontrar una manera de continuar tratando a las personas infectadas con muchas otras enfermedades que atormentan regularmente a la población. Durante el año pasado, por ejemplo, un brote de sarampión mató a más de 6,000 personas en el Congo.

Además, debido a que los países donantes están lidiando con sus propios brotes de coronavirus, la ayuda del exterior podría ser menos directa. La clave, dijo Yao, es capacitar a más personas a nivel local para cuidar a los enfermos.

El desafío será recuperarse nuevamente después de muchos meses de tratar de contener el Ébola.

“El trabajo aún no estaba terminado y ahora tenemos que lidiar con otra emergencia”, dijo Yao.

Katungo Methya, de 53 años, voluntaria de la Cruz Roja en Beni, expresó el cansancio que muchos sienten.

“Es muy molesto tener esta segunda enfermedad. Perdimos a mucha gente a causa del Ébola y ahora nos ataca la pandemia del coronavirus”, dijo. “Todos tienen mucho miedo”.