Categorías
Américas

EE.UU: las muertes por coronavirus podrían cambiar el panorama político

Algo extraño podría estar sucediendo en el panorama político estadounidense. Una abrumadora mayoría de los estadounidenses, el 81%, dice que las restricciones de cuarentena no deberían levantarse si significa que el coronavirus se propagará.

El presidente Trump envió una serie de tuits instando a los ciudadanos a violar las órdenes de los gobernadores demócratas de quedarse en casa. Jay Inslee , el gobernador de Washington, calificó los tweets de “desquiciados” e “ilegales”, ya que piden la insurrección doméstica. Los manifestantes se reunieron para pedir “Liberación”, según los tweets de Trump, pero los números fueron muy pequeños.

Sin embargo, ese pequeño número puede propagar el COVID-19. Las muertes ocasionadas por reuniones como estas probablemente afectarían a los ancianos que votan predominantemente por Trump. Si no pueden votar, el panorama político podría cambiar a favor de Biden, incluso en estados pro-Trump, según un estudio reciente.

Otra pregunta a considerar es esta: ¿Trump está realmente tratando de alentar la insurrección, o lo está haciendo para ocultar algo más como la corrupción?

Crece la evidencia de que la respuesta al COVID-19 de Trump es la corrupción política.

Según una investigación reciente de ProPublica, la administración Trump presionó a FEMA para que aprobara a los contratistas para un trabajo del gobierno que ni siquiera ofertaron, eludiendo el proceso normal por razones desconocidas.

Según una investigación del New York Times, el círculo familiar de Donald Trump y algunos de sus asociados tienen una pequeña participación en Sanofi, la compañía que lo hace.

Otros aspectos del manejo de Trump de la crisis del COVID-19 están generando gritos de corrupción. Sus sesiones informativas sobre la pandemia son, básicamente, un desfile de directores ejecutivos que prodigan elogios a Trump. Alrededor del  57% de la población estadounidense cree que el sistema político solo funciona para aquellos con dinero e influencia.

Aunque el índice de aprobación de Trump  es actualmente el más alto, el programa aún no ha terminado. Su intento de “abrir Estados Unidos para los negocios” en Pascua podría sabotear sus calificaciones. Independientemente de lo que piense el público estadounidense, los medios de comunicación internacionales están atacando a Trump por su manejo de la pandemia del COVID-19.

The Independent cree que Estados Unidos va a perder su estado de superpotencia para siempre  debido a la confusión de Trump. En una reunión de líderes internacionales, la administración Trump trató de convencer a todos de llamar al COVID-19 el “Virus Wuhan”.

Mientras tanto, Salon publica informes críticos de expertos en salud pública, quienes dicen que Trump está manejando mal el brote.

The Guardian afirma que las primeras seis semanas del brote fueron la prueba más importante de la presidencia de Trump, una prueba que falló  al no tomar en serio el virus. Los sitios de pruebas que prometió no se encuentran en ninguna parte, lo que sugiere que sus índices de aprobación caerán en picada. Y lo que es más importante, el número de muertes aumentará.