Categorías
Américas

EE.UU: “la luz del sol destruye el virus rápidamente”, dicen expertos del gobierno

Los resultados preliminares de los experimentos de laboratorio del gobierno muestran que el coronavirus no sobrevive mucho tiempo a altas temperaturas y alta humedad, y es rápidamente destruido por la luz solar, lo que proporciona evidencia de pruebas controladas de lo que los científicos creían, pero aún no habían demostrado, que era cierto.

Una sesión informativa sobre los resultados preliminares, marcados solo para uso oficial, ofrece la esperanza de que el verano pueda proveer condiciones menos hospitalarias para el virus, aunque los expertos advierten que de ninguna manera eliminará, o incluso necesariamente disminuirá, los nuevos casos de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. Los resultados, sin embargo, agregan un importante conocimiento que los asesores científicos de la Casa Blanca han estado buscando mientras se esfuerzan por responder a una pandemia que se extiende. 

El estudio encontró que el riesgo de “transmisión desde superficies al aire libre es menor durante el día” y en condiciones de mayor temperatura y humedad. “La luz del sol destruye el virus rápidamente”, dice el informe.

Si bien eso puede proporcionar algunas buenas noticias sobre las perspectivas de las actividades al aire libre, el informe del Departamento de Seguridad Nacional sobre los resultados advierte que las áreas cerradas con poca humedad, como las cabinas de los aviones, “pueden requerir atención adicional para minimizar el riesgo de transmisión”.

En una declaración a Yahoo News, el DHS ( Departamento de Seguridad Nacional) se negó a responder preguntas sobre los hallazgos y advirtió enérgicamente contra sacar conclusiones basadas en datos no publicados.

“El departamento está dedicado a la lucha contra el COVID-19 y la salud y seguridad del pueblo estadounidense es su máxima prioridad. Como política, el departamento no hace comentarios sobre documentos supuestamente filtrados”, dijo el DHS en un comunicado. “Sería irresponsable especular, sacar conclusiones o, sin darse cuenta, tratar de influir en el público sobre la base de un documento que aún no ha sido revisado por pares o sometido al riguroso enfoque de validación científica”.

Los resultados están contenidos en una sesión informativa de la dirección de ciencia y tecnología del DHS, que describe los experimentos realizados por el Centro Nacional de Análisis y Contramedidas de Biodefensa, un laboratorio creado después de los ataques terroristas del 11 de septiembre para abordar las amenazas biológicas.

Si bien el DHS describe los resultados como preliminares, eventualmente pueden llegar a recomendaciones específicas. “Los entornos diurnos al aire libre tienen un menor riesgo de transmisión”, señala el informe.

La luz solar simulada “mató rápidamente al virus en aerosoles”, dice el informe, mientras que sin ese tratamiento “no se detectó una pérdida significativa de virus en 60 minutos”.

Las pruebas se realizaron en partículas virales suspendidas en saliva. Se realizaron en interiores y en entornos destinados a imitar diversas condiciones climáticas.

La cuestión de los efectos de la luz solar y el calor sobre el coronavirus ha sido particularmente difícil, porque ha habido una tendencia a malinterpretar la relación entre el buen clima y la propagación de enfermedades. Al principio, algunos políticos trataron de alentar a las personas a salir, incluso a las playas, argumentando que la luz solar mataría el virus. Sin embargo, el problema es que sin una inmunidad generalizada las personas aún pueden transmitir el coronavirus a otros, incluso en climas cálidos.

Los resfriados y las gripes no desaparecen en el verano, incluso si son menos comunes, señaló la Dra. Kavita Patel, colaboradora médica de Yahoo y miembro no residente de la Brookings Institution. “Tenemos casos de gripe en el verano”, dijo. “Es por eso que todos en medicina estamos siendo un poco más cautelosos”.