Categorías
Américas Salud

EE.UU coronavirus: dos iglesias del sur obligadas a cerrar otra vez

Dos iglesias en Georgia y Texas que reabrieron recientemente en medio de la nueva pandemia de coronavirus han cerrado sus puertas nuevamente después de que los feligreses y los líderes religiosos dieron positivo por el virus, según múltiples informes de los medios.

Un representante del Tabernáculo Bautista de Catoosa en Ringgold, Georgia, dijo a The Christian Post en un comunicado el lunes que la iglesia decidió a principios de este mes no ofrecer más “servicios de adoración en persona en el futuro inmediato” después de confirmar que estaban “lidiando con los efectos del virus COVID-19”. 

La iglesia dijo que inicialmente había reanudado los servicios en persona semanas atrás cuando el gobernador de Georgia, Brian Kemp, comenzó a aliviar las restricciones de coronavirus en negocios no esenciales en abril. En ese momento, la iglesia dijo que también se había asegurado de cumplir con las pautas de distanciamiento social recomendadas para mitigar la propagación del COVID-19. 

“Los asientos se marcaron para permitir solo sentarse dentro de las pautas de seis pies, todas las puertas estaban abiertas para permitir el acceso sin tocar las puertas, y se les pidió a los asistentes que entraran y salieran respetando de distanciamiento social”, dijo la iglesia al medio.

Sin embargo, la iglesia dijo que finalmente decidió suspender todos los servicios en persona la semana pasada “hasta nuevo aviso en un esfuerzo de extrema precaución por la seguridad y el bienestar de nuestras familias”. 

Días después de los hechos de la iglesia en Georgia, ABC News informó que Holy Ghost Parish, con sede en Houston, también hizo lo mismo después de que se descubrió que varios miembros de la organización habían contraído el nuevo coronavirus y un líder había muerto. 

La Arquidiócesis de Galveston-Houston dijo que la iglesia comenzó a celebrar misas a principios de mayo debido a que algunas restricciones de coronavirus en ciertos negocios en Texas comenzaron a disminuir, decidió volver a cerrar la semana pasada después de la muerte del padre Donnell Kirchner, de 79 años . 

Aunque actualmente se desconoce la causa de su muerte, la arquidiócesis dijo que el sacerdote había sido diagnosticado con neumonía antes de su muerte y que recibió atención hospitalaria antes de ser finalmente “enviado a casa con medicamentos”.

Después de su muerte la arquidiócesis dijo que cinco de los siete miembros de la orden religiosa de Kirchner, con quienes compartió una residencia, “buscaron consejo médico y todos fueron examinados para detectar el coronavirus”.

“Aunque la parroquia había seguido las pautas de limpieza, saneamiento y distanciamiento social prescritas por los funcionarios de salud estatales desde su reapertura el 2 de mayo, determinaron en ese momento que era mejor cerrar la Iglesia inmediatamente a las Misas públicas hasta que se conocieran los resultados de sus pruebas”, dijo la arquidiócesis.

“El pasado fin de semana cinco de los siete miembros de la comunidad religiosa de los Redentoristas se enteraron de que habían dado positivo por COVID-19, incluidos dos sacerdotes que habían participado activamente en la celebración de misas públicas en el Espíritu Santo desde el 2 de mayo”, agregó la organización religiosa. “Como resultado de estos hallazgos, todas las Misas en la Iglesia del Espíritu Santo permanecen canceladas hasta nuevo aviso”.

La arquidiócesis, que atiende a más de 1 millón de católicos en 10 condados de Texas, dijo que ha estado en comunicación con el Departamento de Salud de Houston y ha instado a los miembros que asistieron a misas en persona en la Iglesia del Espíritu Santo desde su reapertura a principios de este mes para que se hagan pruebas.

“Si bien los Redentoristas que actualmente residen en Holy Ghost son asintomáticos, ellos y los demás miembros de la comunidad están en cuarentena en la residencia aislada de los demás”, agregó el grupo.