Crueldad contra los salvadoreños…

En un lapso de 30 días en 2001, El Salvador sufrió dos terremotos devastadores; el primero de una magnitud de 7,7, seguido de otro, de 6,6. Las laderas se derrumbaron y acabaron con barrios enteros. Las casas se desintegraron; las carreteras colapsaron.