Categorías
Américas

Coronavirus en EE.UU: 3000 muertos. Más que el 11-S. ‘Lo peor está por venir’, dicen los expertos

El número de muertos en Estados Unidos por la  pandemia de coronavirus superó los 3.000 el lunes, haciendo que el brote sea más mortal que los ataques terroristas del 11 de septiembre que mataron a 2.977, y los expertos en salud advierten que lo peor está por venir.  

El total de muertes en los Estados Unidos aumentó en al menos 541 solo el lunes, ya que los estados corrieron contra el tiempo para preparar sus hospitales para la pandemia. 

La Facultad de Medicina de la Universidad de Washington predice que para el 20 de abril, el aumento diario de muertes llegará a 2,000. Dicen, según esa métrica, que el número total de muertos en los EE. UU será de 82,141. La Casa Blanca ha pintado una imagen aún más sombría; que entre 100,000 y 200,000 personas morirán en el mejor de los casos donde las personas siguan pautas de distanciamiento social   

El presidente Donald Trump instó ayer a los estadounidenses a seguir las reglas. Los ha extendido hasta finales de abril.  

La ciudad de Nueva York es el epicentro indudable con 138 nuevas muertes reportadas el lunes. Si bien fue un aumento del 17 por ciento, fue menor que el pico del sábado cuando 222 murieron. 

Si bien la tasa de mortalidad se está desacelerando el número de casos nuevos continúa aumentando. Los expertos predicen que el ápice llegará en 10 días. 

El gobernador Cuomo y el alcalde Bill de Blasio están tratando de hacer todo lo posible para preparar la ciudad para ese pico. Se han establecido hospitales de campaña en Central Park, en el Centro Javits e incluso en hoteles como Plaza y St Regis. 

Hay morgues improvisadas apareciendo fuera de los hospitales abrumados de la ciudad que luchan por mantenerse al día con el recuento de cadáveres. 

Las muertes por día caerán a menos de 100 después del 9 de junio según el análisis predictivo realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. 

Algunas personas podrían seguir muriendo a causa del virus a fines de julio aunque las muertes deberían estar por debajo de los niveles epidémicos de 10 por día en la primera semana de ese mes.

El Dr. Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo en una reunión informativa en la Casa Blanca que también esperaba un brote de coronavirus en el otoño, pero dijo que la nación estaría mejor preparada para responder. 

Sin embargo, lo peor está por venir. El análisis también destaca la tensión que caerá sobre los hospitales con la cantidad de pacientes hospitalizados que se espera alcancen un pico nacional en la segunda semana de abril, aunque el pico puede llegar más tarde en algunos estados.

El análisis predice que el número de muertes en los EE. UU podría variar ampliamente, desde unos 38,000 hasta unos 162,000, debido en parte a tasas dispares de propagación del virus en las diferentes regiones.

Si se respeta el distanciamiento social se predice que el número de muertes por coronavirus alcanzará aproximadamente 82,000 en los próximos cuatro meses, en los 50 estados.  

Hasta el lunes, 225 millones de personas en los EE. UU estaban encerradas en sus casas mientras Virginia, Maryland y el sur de la Florida emitían órdenes de quedarse en sus hgares. 

“Cualesquiera que sean los números serán asombrosos”, dijo el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo. “Hemos perdido más de 1,000 neoyorquinos … Para mí, ya estamos más allá de tambalearnos”.

Dijo que el aumento en el número de nuevas infecciones por coronavirus parecía estar disminuyendo y la tasa de alta hospitalaria estaba aumentando.

“Las personas ingresan al hospital, se quedan por un período de tiempo, varios días, y luego continúan”, dijo Cuomo.    

Cuomo, una de las figuras públicas más prominentes de la crisis del coronavirus, dijo en una conferencia de prensa que el estado podría tener que intervenir para cerrar los patios de recreo en la ciudad más poblada del país para hacer cumplir el distanciamiento social y frenar la propagación del virus. 

En el día más mortal hasta el momento en la creciente crisis del país, Nueva York aplaudió la llegada de un reluciente buque hospital de la Marina de los EE. UU, de 1,000 camas como un signo de esperanza en la lucha desesperada de la ciudad. 

Las personas en Nueva York y Nueva Jersey se alinearon a ambos lados del río Hudson para animar al barco de la Armada estadounidense Comfort, un petrolero convertido pintado de blanco con cruces rojas gigantes, mientras navegaba junto a la Estatua de la Libertad acompañado de barcos de apoyo y helicópteros.

El Comfort tratará a pacientes que no son de coronavirus, incluidos aquellos que requieren cirugía y cuidados críticos, en un esfuerzo por liberar otros recursos para combatir el virus, dijo la Marina.

“Es un ambiente de guerra y todos tenemos que unirnos”, dijo el alcalde de la ciudad de Nueva York Bill de Blasio, quien se encontraba entre los dignatarios para saludar la llegada del barco al muelle de Midtown Manhattan.

Los hospitales en el área de la ciudad de Nueva York han sido invadidos por pacientes que padecen COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el virus. Los funcionarios han hecho un llamamiento a los trabajadores voluntarios de atención médica. Cuomo pidió que aquellos con sede en otros estados vengan a Nueva York.