Categorías
Américas

Coronavirus EE.UU: modelo predice 100 000 estadounidenses muertos para cuando finalice el verano

Un modelo predictivo del coronavirus predice que 100 000 estadounidenses habrán muerto del COVID-19 para fines del verano, ya que el número de muertos en los Estados Unidos ha superado el escenario de 60 000 fallecidos del presidente Donald Trump.    

El modelo MOBS del Network Science Institute de la Northeastern University también estima que habrá alrededor de 89 000 muertes a mediados de mayo si las órdenes de quedarse en casa siguen vigentes

Esa cifra de muertos aumentaría a más de un millón en un escenario no mitigado, según las proyecciones que se encuentran entre las utilizadas por los CDC (Centros para el Control de las Enfermedades) para pronosticar la pandemia.

El director del instituto responsable del modelo MOBS, Alessandro Vespignani, estima que 100 000 morirán al final de la ‘primera ola’ cuando finalice el verano.  

El miércoles, la cifra de muertos en EE.UU era de 61 000 y hay más de un millón de infecciones en todo el país. 

Trump, en las últimas semanas, había sugerido que 60 000 podría ser el recuento total de muertes del COVID-19. Citó la estimación como una señal de relativo éxito después de que la Casa Blanca advirtiera previamente que Estados Unidos podría sufrir de 100 000 a 240 000 muertes. 

Las muertes diarias habían disminuido en los últimos días cayendo por debajo de 2 000 el sábado, el domingo y el lunes antes de subir nuevamente esta semana. 

Los nuevos casos se dispararon el miércoles con 28 259 nuevas infecciones para un total de 1 065 245 casos registrados.  

La Dra. Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, reveló el 29 de marzo modelos que proyectan la muerte de 100 00-240 000 estadounidenses en caso de que los esfuerzos de distanciamiento social estén en curso. 

Al mismo tiempo, dijo que los modelos epidemiológicos inicialmente habían pronosticado el peor de los casos de 1.5 millones a 2.2 millones de muertes en los Estados Unidos sin esfuerzos de mitigación como el distanciamiento social, lavado de manos y quedarse en casa tanto como sea posible.

Poco después Trump comenzó a especular que la cifra de 100 000 era un límite externo. Más tarde se inclinó más hacia la proyección de 60 000.

“El número mínimo estimado será de 100 000 vidas y creo que estaremos sustancialmente por debajo de ese número”, dijo el 10 de abril. “Es difícil de creer que si fueran 60 000 estaríamos felices, pero esa cifra sería mucho menos de lo que originalmente estábamos diciendo y pensando”.  

Trump ha usado el 2.2. millones de muertes estimadas repetidamente para sugerir que salvó millones de vidas a través de un liderazgo que él y otros funcionarios de la administración dicen que fue “decisivo”. Trump a menudo habla de restringir los viajes desde China, donde se originó el virus, y desde Europa, donde se empoderó antes de explotar en los Estados Unidos como uno de sus primeros pasos más importantes. 

“Hicimos lo correcto. De no haberlo hecho así habríamos tenido un millón de personas, un millón y medio de personas o tal vez 2 millones de personas muertas”, dijo el presidente el 20 de abril.

El último aumento en el número de muertos se produjo después que el modelo del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, a menudo citado por funcionarios de la Casa Blanca, aumentara sus proyecciones del número de muertos por COVID-19 esta semana.

El modelo ahora proyecta que 74 073 estadounidenses morirán a causa del coronavirus antes del 4 de agosto, mayor que el de 67 000 hace una semana y los 60 000 pronosticados hace dos semanas. Esa cifra es inferior a la de hace aproximadamente un mes cuando el modelo proyectaba alrededor de 90 000 muertes relacionadas con el coronavirus en los EE.UU.

Una herramienta simuladora del COVID-19 desarrollada por el Hospital General de Massachusetts y la Universidad Tecnológica de Georgia, predice que las restricciones actuales que se están implementando en varios estados podrían hacer que el número de muertos en los EE. UU alcance aproximadamente 86 000 muertes antes del 30 de agosto.

Todos estos modelos predicen que la reapertura de los estados demasiado pronto y la relajación de las medidas de distanciamiento social provocarán aún más muertes.    

El creciente número de muertes significa que el coronavirus pronto podría ser más mortal que cualquier temporada de gripe desde 1967. 

Según los CDC, la peor temporada de gripe de los Estados Unidos en los últimos años fue en 2017-2018, cuando murieron más de 61 000 personas. Las únicas temporadas de gripe más mortales fueron en 1967 cuando murieron alrededor de 100 000 estadounidenses, en 1957 cuando murieron 116 000 y la gripe española de 1918 cuando murieron 675 000.

A principios de marzo la posibilidad de que el coronavirus matara a más estadounidenses que la gripe era impensable para muchos políticos que minimizaban el riesgo del nuevo virus.