Bajas expectativas es igual a éxito seguro

Para cuando lanzamos este sitio nuestras expectativas eran realmente bajas. De hecho, nos propusimos que al menos uno (1) de nosotros lo visitase una vez al día.

Podemos informar que estamos muy orgullosos de lo logrado porque en el día de ayer dos (2) personas aterrizaron por aquí. Probablemente una de ellas por error, pero aterrizaron dos y eso es lo que cuenta.

Misión cumplida.

Lamentablemente en nuestras sociedades modernas se nos enseña a ser competitivos desde la más tierna edad. Un chico que quiere ser el mejor de su clase seguramente pactaría con el diablo para ser también el mejor de su oficina cuando tenga un empleo.

No por gusto el consumo de antidepresivos se ha disparado en los últimos años. O lo que es lo mismo, grandes expectativas es igual a depresión segura cuando estas no se cumplen.

Nuestro equipo de trabajo ha resuelto ese problema de manera muy sencilla. Por ejemplo, no nos interesa llegar temprano a la redacción para que el jefe esté contento con nosotros. ¿Para qué? ¿Acaso no nos va a despedir cuando le de su real gana? Si lo que quiere es vernos temprano en la mañana que cuelgue fotos nuestras en las paredes de su casa.

Caso cerrado.

Tampoco nos preocupamos por la analítica web, tiempos de carga, usabilidad del sitio y otras tonterías con las que Google esclaviza a sus rebaños de webmasters neuróticos.

¡Todos quieren estar en la página 1 de resultados y darían gustosos sus vidas por lograrlo!

Nosotros creemos que si este sitio se encuentra globalmente entre las páginas 10-14 de los resultados de búsquedas sería excelente. Vamos, que nos gusta mucho socializar.

Perfecto.

Debes saber que independientemente de lo talentoso o inteligente que seas (o creas ser), lo cierto es que al menos un par de millones de personas pueden hacer lo que haces mucho mejor que tú. ¿Para qué tanto esfuerzo si las probabilidades de ser el mejor se reducen a 1 entre 2 millones?

El mensaje es que que si de verdad quieres ser exitoso debes reducir la complejidad de todo lo que intentes.

Nosotros nos hemos propuesto muy firmemente lograr que para 2018 una (1) persona haya compartido en Twitter o Facebook alguna de nuestras maravillosas entradas.

Dicho de otra manera, no existe ni la más mínina posibilidad de que no seamos lo que nos hemos propuesto ser: un equipo de trabajo exitoso luego de haber comprendido que las bajas expectativas son una garantía para lograrlo.