Categorías
África

A pesar de los temores de coronavirus, Nigeria no ha tomado ninguna medida para detener su comercio de pangolín

Desde que los científicos descubrieron que el coronavirus (Covid-19) podría tener orígenes en murciélagos y potencialmente propagarse a los humanos a través de pangolines en un mercado de vida silvestre en Wuhan, China, las autoridades chinas han cerrado o puesto en cuarentena a unas 20,000 granjas de vida silvestre para frenar el comercio. Vietnam está considerando una prohibición similar.

Esta acción drástica de China, el mercado más grande de pangolín en el este de Asia, recibe elogios a nivel mundial de los conservacionistas de la vida silvestre. Sin embargo, les preocupa que Nigeria, uno de los mayores centros de comercio de pangolín en África, no haya reaccionado a estos informes. Una investigación sobre el tráfico de pangolín encontró que Nigeria estaba vinculada al 55% de las escamas de pangolín incautadas en todo el mundo entre 2016 y 2019.

El comercio de pangolín, un animal escamoso que come hormigas y está en peligro de extinción, ha sido motivo de preocupación para muchos grupos de conservación de la vida silvestre, ya que es el mamífero más traficado del mundo. En China y Vietnam, el pangolín se valora por sus escamas, que se utilizan para fabricar medicamentos, así como por su carne.

WildAid, otra organización que trabaja para aumentar el apoyo público para la conservación de la vida silvestre en África, también está instando a Nigeria a unirse a China para cerrar los mercados de vida silvestre en vivo y tomar medidas enérgicas contra el comercio de carne de animales silvestres para prevenir otro brote de enfermedades. A nivel local, la carne de animales silvestres se refiere a los animales salvajes cazados o atrapados en los bosques y va desde grandes ratas de arbustos hasta antílopes. 

“El brote de coronavirus finalmente nos hizo reconocer que la conservación es un problema de salud pública”, dice el CEO de WildAid, Peter Knights. “China ahora está dando los pasos correctos al cerrar los mercados de vida silvestre, aumentar las sanciones, fortalecer la aplicación y mejorar la educación pública para disuadir el consumo de carne silvestre.

Idealmente, Nigeria debería hacer lo mismo cerrando el comercio de carne de animales silvestres y proteger a los pangolines”, dijo el señor Knights.